Volver

Crucero en el mediterraneo

2019-04-05

Recibe información
de destinos

Son muchos los pueblos mágicos de México y San Cristóbal de las Casas en el estado de Chiapas es uno de ellos. Es una ciudad llena de color, historia, donde conviven propios y extraños en armonía, en medio de calles empedradas y casas coloniales y a donde llegan viajeros de todas partes del mundo, que han convertido a este pueblo mágico en parada obligatoria durante el recorrido por México y Centroamérica.

Caminar por esta ciudad es ir en un viaje a través de la historia de resistencia y revolución que marcó a esta comunidad, después de que en enero de 1994, San Cristóbal fuera tomada por comandos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en lo que se conoce como la revolución o rebelión zapatista. Hoy en día abundan los hostales y hoteles para todo tipo de viajero, además de los cafés y restaurantes con una oferta variada, donde predomina la filosofía de comida saludable y orgánica. Y si se trata de llenarse de color y tradición, una visita al mercado bastará para conectarse con la diversidad y riqueza de esta parte de México.

En San Cristóbal se puede disfrutar de la naturaleza, recorriendo los bosques y montañas aledañas. Imperdible visitar el majestuoso Cañón del Sumidero, el cual puede recorrerse gracias a tours que salen diariamente. También puede hacerse un paseo a caballo hasta llegar al pueblo indígena de Zinacantán, reconocido por sus bordados. Otro pueblo cercano es San Juan Chamula, donde se destaca su mercado de fines de semana tanto de vegetales y frutas, como de gran variedad de artesanías. Su iglesia, además, resulta su mayor atractivo turístico, un lugar que combina el cristianismo con las fuertes tradiciones del pueblo chamula.

De regreso a San Cristóbal hay muchos planes por hacer, incluyendo recorrer los corredores peatonales en los que se puede disfrutar de una gran variedad de locales para disfrutar de un café, un chocolate caliente, comida local e internacional o comprar artesanías y ropa típica.

El corredor de Guadalupe es uno de los más populares donde se pueden encontrar deliciosos restaurantes como Casa del Pan, un lugar que abrió sus puertas desde 1989 y en el que se consume comida saludable, pues cuentan con una huerta propia. También está La Viña de Bacco, un bar donde se puede disfrutar de una gran variedad de vinos, en medio de música en vivo, uno de los sitios predilectos de los viajeros. También se puede visitar el Museo del Ámbar, en el que se podrá conocer más sobre el proceso para la conformación de la resina, su extracción y las aplicaciones que se han hecho históricamente y las que se hacen hoy en día.

Muchos viajeros llegan a San Cristóbal para después cruzar la frontera hacia Guatemala o si van en sentido contrario dirigirse hacia Palenque, otro pueblo mágico en medio de la selva o Oaxaca, el hogar del mezcal. Si se viaja a comienzos del año se puede visitar también Chiapa de Corzo, pequeña ciudad localizada a 15 kilómetros de la capital del estado de Chiapas, Tuxla Gutiérrez.

En este lugar se realiza la Fiesta Grande, una celebración multitudinaria que se destaca por los desfiles en las calles de los tradicionales Parachicos. De igual forma, algunos visitantes optan por conocer el caracol zapatista de Oventic, donde pueden conocer un poco más del movimiento revolucionario y de cómo viven actualmente. Para llegar a San Cristóbal se puede tomar un avión hacia Tuxla Gutiérrez y luego transporte terrestre hacia la ciudad. Un lugar mágico y colorido que te cautivará y te mostrará la cara más linda de México.