Volver

Hacienda Nápoles y Reserva Natural de Río Claro: dos bellos entornos naturales

2019-04-05

Recibe información
de destinos

En jurisdicción de Puerto Triunfo, departamento colombiano de Antioquia, se encuentran dos destinos turísticos que podríamos definir como paraísos del descanso y la recreación familiar. El primero es el Parque Hacienda Nápoles, extensa y lujosa propiedad rural que perteneció a Pablo Escobar jefe del cartel de Medellín, ubicada en el valle del Río Magdalena a 165 kilómetros de la capital antioqueña.

El Segundo destino es la Reserva Natural de Río Claro, bello refugio de vida tropical y naturaleza exuberante para los viajeros. Tal atracción permite entender el mundo natural, disfrutarlo y aprender a respetarlo. Como modelo de ecoturismo sostenible, busca la preservación de parques y reservas y al mismo tiempo, convertir esos espacios en escenarios de pedagogía sobre el valor que tiene la naturaleza y sus recursos.

Hacienda Nápoles, santuario de fauna y flora

En la Hacienda Nápoles se construyeron en la época de florecimiento del negocio de Escobar, carreteras, una pista de aterrizaje de aviones, helipuertos y hangares, piscinas y lagos artificiales. Contaba con una plaza de toros, una muestra de carros antiguos y clásicos, también de carreras, motocicletas, motos náuticas para paseos turísticos y otros elementos para la recreación suya y de sus amigos.

El Estado confiscó la propiedad en los años ochenta. La entregó a la Dirección Nacional de Estupefacientes para su administración hasta hace unos diez años, de ahí en adelante ha sido manejada por una empresa privada por concesión, para ofrecerla como polo de desarrollo turístico. Pablo Escobar mandó construir en su momento un completo zoológico donde se exhibían especies exóticas, camellos, rinocerontes, elefantes, venados, canguros, avestruces. Hoy día es la simulación funcional de un parque jurásico con figuras enormes de dinosaurios prehistóricos.

En el zoológico abierto al público conviven especies animales, es un ecosistema natural para hipopótamos, elefantes confiscados a un circo, el hábitat de grandes felinos como tigres y leones, animales de la selva africana coexisten allí como cebras y jirafas, también alza el vuelo para distracción de los viajeros una comunidad de pájaros de intensos colores, entre otros animales exóticos traídos de diversas regiones del mundo.

http://www.cvu.com.co/media/napoles-fauna.jpg

Como proyecto internacional de primer nivel ofrece hoteles cinco estrellas con confortable alojamiento en hoteles de calidad, más de mil camas, restaurantes, salones de estar, gimnasio, además de hermosos jardines. La Hacienda brinda muchas opciones de entretemiento, recorridos turísticos a través de senderos, ir por el Museo Africano con nuestras de esa cultura, por las caballerizas con ejemplares de paso fino.

Otros escenarios para visitar son el Parque del Conocimiento, la Isla de los Monos, el Parque Acuático Acuasaurus de aguas refrescantes incluyendo Octopus y las nuevas atracciones acuáticas: Río Salvaje y las Cataratas Victoria. Vale la pena ver el acuario que contiene ejemplares colombianos y un escenario de temibles reptiles. El mariposario cuenta con especies de mariposas de lindos colores.

La zona para acampar es una opción de alojamiento muy atractiva, es hacer vida de campo, aprovechar la naturaleza y aprender a sobrevivir. Pero si se prefiere un hotel cinco estrellas allí se encuentra con cómodas habitaciones y excelentes servicios.

Rio Claro, turismo naturalista

El desarrollo de una reserva sostenible, busca preservar parques y reservas y rendir culto a la vida. Para ello es vital conservar los últimos bosques tropicales que aún quedan en la cuenca del Rio Claro del Norte, su flora y su fauna es exuberante y nativa, los paisajes de rocas enormes de 600 metros de altura que se encuentran en medio de un río que corre a lo largo de un gran cañón de mármol, el más del territorio colombiano.

En este inmenso paraíso los viajeros buscan aventura, emociones extremas, actividades para la familia como observar animales, unas 400 especies de pájaros y de aves originarias de la región, insectos, ranas, mariposas, además de la opción de jugar o participar en jornadas de canotaje el rafting de poco riesgo y moderado esfuerzo para niños mayores de 8 años.

Otro programa exquisito es ir de caminata por senderos animados y seguros, visitar las playas Manantial, Mármol y La Bóveda, asimismo, ir en plan de espeleología a las cavernas de los Guácharos o a la Gruta del Cóndor. Divisar las panorámicas de dicha región es un plan desde los miradores naturales, que son para nunca olvidar.

El refugio de Río Claro está ubicado en la Autopista Bogotá-Medellín a la altura del kilómetro 152. Allí se encuentra alojamiento en un cómodo hotel, en un hostal para familias o también en cabañas campestres.

Quienes amen la vida al aire libre pueden acampar en agradables zonas de camping, completamente dotadas de los servicios básicos. Comer sabroso se puede en los restaurantes de la zona.

Datos de interés

  • Llevar ropa liviana, zapatos cómodos para las caminatas, traje de baño, gafas oscuras, repelentes contra insectos, bloqueador solar, sombrero para protegerse del sol y cámara fotográfica o de video.
  • Transporte en vehículos de turismo, especiales para los recorridos.
  • El Pasaporte en Hacienda Nápoles permite ingresar a las estaciones Acuasaurus y Octopussus y sus atracciones acuáticas.
  • También entrada a las Cataratas Victoria y Rio Salvaje.
  • Un Guía especializado acompaña a los viajeros durante el recorrido.