Volver

¡Vamos a Tailandia!

2019-05-31

Recibe información
de destinos

Cinco regiones diferentes con atractivos culturales e históricos de viejos tiempos, altas montañas, bosques espesos, valles exuberantes, parques nacionales -muchos de ellos marinos-, abundante vida natural, playas e islas al sur; todo esto y mucho más tiene Tailandia para ofrecer a sus viajeros. 

Viajar por Tailandia es una experiencia de nunca olvidar. Las regiones norte, noreste, este, central y sur, tienen la particularidad de ser diferentes en su geografía; los atractivos históricos y culturales son el motor que mueve a los viajeros para conocer lo que más puedan.

En el área de las montañas al norte, hace presencia una naturaleza fértil, la vida silvestre de fauna y flora es abundante, en la meseta del noreste en límites con Laos, sus bellos paisajes son evocadores, así como lo son las islas y sus playas, que reciben a los turistas en muchas épocas del año.

Bangkonk, capital de los palacios y los templos sagrados

Un plan cultural necesario es a los templos milenarios para entender la idiosincrasia del país. En ellos se preserva la tradición religiosa de los tailandeses. Una visita al Palacio Real de Bangkok es impostergable, un conjunto altivo de edificios antiguos entre ellos el Templo Wat Phra Kaew, que cuenta con un Buda de Esmeralda venerado  por los habitantes.

Otro de los templos famosos es Wat Pho, allí sobresale un Buda reclinado que tiene 46 metros de longitud. El Templo Blanco Wat Rong Khun en Chiang Rai, es un lugar budista actual, diferente y original en su diseño. La Casa Negra Baan Dam Museum en la misma comarca, posee una serie de extrañas figuras y animales disecados, junto a una decoración formada por 40 cabañas negras.

El Parque Histórico se localiza a 80 kilómetros al norte de la capital –Bangkok-, en Ayutthaya; se recomienda visitarlo por su valor artístico y cultural, lo forman un grupo armónico de antiguos templos y palacios,  que crean un complejo arqueológico sin precedentes en el sudeste asiático.

Otro lugar de importancia es el Parque Histórico de Sukhothai, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1991. Ubicado en la pequeña ciudad capital del primer reino de Siam, hoy llamado Tailandia, en el sudeste asiático; se encuentra ubicado a más de 400 kilómetros de Bangkok. Es un destino ideal para los amantes del pasado, pues allí se hallan las ruinas de la antigua Sukhothai, el sector central está formado por un impresionante recinto amurallado de diseño rectangular, donde se encuentran las ruinas más importantes.

Existe un monumento al Rey Tamkhamhaeng y el Museo Nacional de Ramkhamhaeng, que conserva la memoria del antiguo reino de Siam, representada en objetos valiosos, piezas únicas, fotografías de las antiguas ruinas y mucho más.

Volviendo con la tradición, cerca de ese lugar, dentro del recinto amurallado, se encuentra el Templo Wat Mahathat levantado en el siglo XIII, centro espiritual budista. Un foso lo rodea y es considerado el más importante de la zona, los visitantes admiran las obras realizadas y cada día aumenta el número de viajeros atraídos por la soberbia arquitectura de sus construcciones milenarias.

Una figura imponente de un Buda sentado resalta allí, enmarcado entre columnas derruidas y vestigios de obras de otros tiempos. A su lado, dos figuras de Buda imponen respeto. Con 9 metros de altura, son muy conocidos en ese lugar como Phra Attharot.

Wat Traphang Thong es otra edificación que forma parte del conjunto, a pocos metros del museo, es un pequeño templo que en forma armónica, atrae la mirada de los turistas.

En el ambiente exterior, hay un jardín rodeado por un estanque adornado con bellas flores de loto, llamado Templo del Lago de Plata, su fama obedece al hecho de que allí se celebra el Festival Loi Krathong en el plenilunio de noviembre, evento tradicional también llamado Festival de las Balsas de Velas, muy importante y concurrido en este mes del año. Dentro de la celebración se depositan coloridas ofrendas con velas encendidas que flotan en el Río Ganges, esta es la manera de expresar un sentimiento, un acto de agradecimiento por los beneficios recibidos de   la diosa protectora del río y por las cosas buenas que les ha sucedido durante el año en un balance positivo y lleno de alegría. 

Los elefantes de Tailandia

Otro impresionante viaje se realiza a los lugares donde viven elefantes, siendo uno de ellos Chiang Mai. Montados a lomo de esos enormes animales, se programan excursiones a determinados sitios de Tailandia; son recorridos por la naturaleza, que aunque suscitan controversia e incluso recomendaciones para no hacer estas travesías, -por considerar que no se respeta a los paquidermos- han sido bien acogidos y disfrutados por los viajeros que disfrutan de la cercanía con esta hermosa cultura.

El Elefant Nature Park, ubicado en la provincia de Chiang Mai, norte de Tailandia, cuya razón de ser es la defensa y refugio, logra el rescate y la preservación de decenas de animales. El turista sabe que debe interactuar con ellos sin alterar su modo de vida.

Paseo a la Isla de Koh Samui

La isla de Koh Samui llamada popularmente La Marbella Tailandesa, merece un viaje por sus atractivos ecoturísticos. Tercera isla más grande del país con aproximados 240 kilómetros cuadros, comparte con Phuket, Koh Lipe y Koh Tao, el privilegio de ser paraísos de descanso y la contemplación de la naturaleza.

Los amantes de la vida natural llegan para descansar, meditar, tomar fotos y pasar unos días inolvidables. ¿Cómo llegar? La aerolínea Bangkok Airlines cuenta con aeropuerto propio y ofrece vuelos regulares a Koh Samui, un edén donde la naturaleza es pródiga y rica en paisajes para el placer de los viajeros.

Otra forma de llegar es en Ferry, existen de varias clases, con rutas desde variados lugares y provincias de Tailandia.

Hace unos cuarenta años, la isla era un lugar solitario, bastante ignorado por los turistas internacionales y por los propios tailandeses; hasta que un par de aventureros, hoy llamados “mochileros”, desembarcaron de una pequeña embarcación hacia 1970 con ganas de descubrir sus tesoros. Era muy poco lo que había, una choza, quizá con techo de paja, pero los servicios turísticos eran inexistentes, no había hotelería, ni agua potable y mucho menos electricidad.

Con el paso del tiempo llegó el desarrollo de una infraestructura que permite ofrecer alojamiento, con restaurantes y otras comodidades, que sin duda son necesarias para atraer el desplazamiento de turistas y viajeros en plan de aventura.

El valor del  ecoturismo

La naturaleza es un valioso escenario, y la necesidad de protegerla es imperiosa. El gobierno tailandés busca con planes de conservación, enseñar a respetar el medio ambiente y sus recursos, más de 1.000 especies animales, entre ellas aves migratorias de vistosos plumajes, mamíferos como: osos, elefantes, monos;  y diversos animales de la vida marina como los tiburones ballena, el pez más grande del mundo.

El turista tiene la responsabilidad de colaborar en las políticas ambientalistas que se aplican en parques y reservas, para atraer más visitantes y defender el patrimonio natural del país, conformado por más de 100 parques nacionales donde sobresalen bosques de árboles frondosos en las montañas del norte y llanuras extensas al centro. Vale la pena visitar las sabanas del noreste y los manglares en la costa del sur.

Datos de interés

  • Capital: Bangkok.
  • Población: 65 millones de habitantes.
  • Forma de gobierno: Monarquía Constitucional, que preside el rey   Maha Vajiralongkorn.
  • Extensión: 514.000 kilómetros cuadrados.
  • Idioma oficial: tailandés. El inglés es de uso común en la población.