Volver

Viajar en familia por Colombia

2019-08-05

Recibe información
de destinos

Empecemos con la ciudad de alto desarrollo turístico. Cartagena de Indias y sus bellas playas sobre el mar Caribe, es sede de eventos como el Hay Festival, organiza ferias de arte, festivales de cine y música. La puerta de entrada lleva a la Torre del Reloj y a la Plaza de los Coches, punto de partida para quienes se disponen a tomar un paseo en románticos coches de caballos por la avenida San Martín que empalma con la Avenida Santander. Los cocheros amables avanzan por las calles con turistas que oyen la música del mar y los cascos de los caballos al arrastrar los carruajes.

La ciudad antigua

Murallas y fortalezas construidas para repeler ataques de piratas le estampan su sello en el tiempo. La arquitectura colonial se aprecia al caminar por calles empedradas y al recorrer el legado de la vieja ciudad con iglesias y catedrales como la de Santo Domingo, templo que visitan los turistas por su valor religioso. La Catedral de Santa Catalina de Alejandría ha tenido varias restauraciones y luce tres naves con las capillas mayores y del sagrario.

Otras iglesias y construcciones religiosas son el Convento de La Popa en la cima de un cerro. Rinde homenaje a la Virgen de La Candelaria y domina el paisaje Cuando los visitantes lo ven desde diversos puntos de la ciudad. Casonas coloniales con balcones de madera engalanados de bellas flores, completan este recorrido a pie. Vale la pena entrar a los museos donde reposa un importante legado histórico de la nación, reliquias restauradas con calidad profesional. También se encuentran edificios públicos como el Palacio de la Inquisición, sede del Museo Histórico, el Museo de Oro y el Teatro Heredia.

Restaurantes y cafés al aire libre, plazas y plazoletas, ofrecen un ambiente acogedor. En ellos se reúnen los viajeros a degustar un café caliente o un coctel tropical. El sector moderno es otro mundo, Bocagrande y El Laguito, con hoteles de lujo, restaurantes, calles con aceras amplias ubicadas a la vista del mar y la playa. Locales comerciales, tiendas y almacenes con productos finos, hacen fácil ir de compras de los más preciados artículos.

 

Otros lugares para viajar

Enmarcado en el gran Parque Nacional Natural Serranía de la Macarena, paseos por sitios de esa región incluyen a Caño Cristales, para los meses que van de julio a noviembre. Viaje al hermoso atractivo turístico admirado en Colombia, el Río de los cinco colores, el rojo, amarillo, verde, azul y negro, que iluminan la región porque se traslucen en sus aguas y corre en un escenario natural alucinante.

La belleza de las cascadas que avanzan impetuosas incrementan su cauce. El lecho cubierto de vegetación, otorga esa imagen cromática. Cascadas como La Escalera, El Sillón de Buda, Pozo Cuadrado, Cascadas de los Ochos, de Los Cuarzos y Del Amor entre otras, son lugares mágicos dignos de la lente de cualquier cámara de fotos o video.

La llegada al pequeño pueblo es una aventura. La vía área es la más usada, vuelos desde la capital Bogotá, pero también desde Medellín y Villavicencio, para luego navegar en una experiencia corta pero inolvidable de quince minutos aproximados por el río Guayabero, unos pocos kilómetros por vía terrestre y caminar dos kilómetros hasta llegar a Caño Cristales. Por carretera la distancia aproximada desde Villavicencio es de 220 kilómetros.

Parques temáticos del Eje Cafetero

En medio de un bello paisaje cafetero, aparecen en sucesivos tramos los pueblos de arquitectura típica como Filandia, Salento Montenegro y Quimbaya, pero también lugares ecoturísticos como el Valle del Cócora, un bosque de niebla en donde se elevan al cielo imponentes palmas de cera. Sitios ecoturísticos del departamento del Quindío, el primer parque rinde homenaje al cultivo del café más suave del mundo. El clima en los destinos del Eje Cafetero es de 21 grados, fresco y agradable.

En los ríos de la región, las aguas tranquilas permiten disfrutar de actividades deportivas como canotaje o balsaje. La visita al mariposario, el recorrido por los pueblos del eje cafetero y en especial la entrada a los parques, forman parte de un plan de viaje que dejará satisfechas a las familias, son fuente de entretenimiento, escenarios ecológicos y recreativos diseñados como polos de atracción turística con programas especiales donde interactúa el viajero con animales y especies de plantas y árboles. Visitas guiadas, oferta hotelera en casas y haciendas campestres, shows en los que la naturaleza es el centro de atención, hacen de esos lugares una excelente opción en vacaciones.

 

En primer lugar, cerca de Armenia, el Parque Nacional del Café ubicado en el municipio de Montenegro departamento del Quindío, promueve las prácticas agrícolas en torno a la siembra y cultivo del grano. La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y el Comité Departamental de Cafeteros del Quindío lo crearon como parque temático, con el fin de mantener el patrimonio histórico del café y realizar actividades de entretenimiento y recreación, pero también de educación ecológica.

El Parque Nacional del Café es ideal para visitarlo en vacaciones y en puentes festivos. Su programación recreativa para todas las edades, busca brindar educación agrícola en torno al cultivo y procesamiento de esta bebida tan apreciada en el mundo. Desde la entrada se percibe el gran mirador por la torre elevada a 22 metros de altura. Desde allí se aprecia el valle quindiano lleno de exuberante vegetación y gran belleza.

Muy atractivo es el paseo por el Museo Interactivo del Café, a lo largo de cuatro salas que exhiben el papel de las labores botánicas, las herramientas usadas en la historia de dicha actividad, el proceso productivo del café desde que germina el grano hasta que es empacado y alistado para ser distribuido. Otros lugares del parque son el Pueblito Quindiano, 4 kilómetros se recorren a través de un sendero que muestra paisajes de la zona cafetera. También está el Tren del Café, el Camino del Arriero, la Ruta de los Caballos y el emocionante paseo en carreta de caballos o el paseo en teleférico ida y regreso.